Enzimas Digestivas

enzimas digestivas DrClark Hace miles de años, los humanos descubrieron la mágica fuerza de la naturaleza que convierte la leche en queso, la harina en pan y las uvas en vino. Aunque desconocían que las enzimas era la fuerza misteriosa detrás de dichas transformaciones, éstas desempeñaron un papel muy relevante en la emergencia de la civilización. También fueron utilizadas en el tratamiento de numerosas enfermedades y en ungüentos para curar heridas y tumores superficiales.
Miles de años después, las enzimas son el suplemento nutricional más importante con el que suplementar la dieta. Muchos consideran a las enzimas como la chispa de la vida. Las enzimas son moléculas formadas por proteínas especializadas, vitales para TODOS los procesos bioquímicos del cuerpo, que dependen de las enzimas como catalizadores: descomposición (hidrolización) y digestión de alimentos, facilitar la absorción de nutrientes, estimular el cerebro, proporcionar energía en el organismo, reparar todos los tejidos, órganos, huesos, mantener el sistema inmunológico, etc.
De hecho, la vida, tal como la conocemos, no existiría sin la acción de las enzimas, incluso en presencia de cantidades suficientes de agua, vitaminas, minerales y otros nutrientes. Sin la acción de las enzimas el cuerpo es incapaz de funcionar normalmente, comenzando a degenerarse de forma inmediata. Se necesitan alrededor de 50.000 enzimas para realizar todos los procesos que nos mantienen vivos.

Cuando las enzimas digestivas se ingieren junto con la comida contribuyen a la digestión de los alimentos, transformándolos en los nutrientes básicos necesarios para construir y reparar las diferentes partes del cuerpo.
La carencia de enzimas, fundamentales en el proceso digestivo, en la dieta actual es notoria, lo que provoca toda clase de trastornos, no sólo digestivos. Las enzimas se destruyen con el calor (a partir de 30ºC), por lo tanto, todo alimento cocinado, procesado o pasteurizado, en caso de productos lácteos o zumos envasados, no contiene ninguna enzima. Sólo los alimentos que se ingieren crudos contienen enzimas, excepto si han sido rociados o irradiados, procesos a los que desgraciadamente se somete a la mayoría de frutas y verduras para preservarlas por más tiempo, lo que las convierte en alimentos muertos. Lo que deja únicamente a las frutas y verduras ecológicas como única fuente de enzimas en la dieta.
Por otro lado, las alimentos menos calóricos contienen menos enzimas que los de un alto valor calórico. Por lo que si se está siguiendo alguna dieta que restrinja la ingesta de calorias, se hace imprescindible suplementar con enzimas digestivas.

Si la cantidad de enzimas no es suficiente los alimentos no son digeridos completamente, lo que provoca putrefacción a nivel intestinal, reducción de la flora bacteriana benéfica y proliferación de patógenos, lo cual se traduce en digestión lenta y pesada, mal aliento, malnutrición, estreñimiento, gases o ardor de estómago y obesidad. Otro síntoma frecuente de la falta de enzimas es el dolor de estómago inmediatamente después de comer o incluso varias horas después.
Muchas personas obesas se quejan de que siempre tienen hambre, a pesar de haber comido bien. Generalmente se debe a que por mucha comida que coman, no digieren los nutrientes por falta de enzimas digestivas, y el cuerpo genera la sensación de hambre ante la falta de nutrientes.
¿Sabías que los problemas digestivos es la causa más frecuente de las visitas al médico?

Una de las causas principales de las alergias ocurre cuando los nutrientes que no han sido completamente metabolizados durante el proceso digestivo pasan del intestino al torrente sanguíneo, desencadenándose síntomas de alergia ante la presencia de sustancias extrañas. Las enzimas ayudan a disolver los inmunocomplejos, causa de la inflamación que acompaña las reacciones alergicas en los órganos o tejidos afectados.

Las enzimas son imprescindibles para generar todas las hormonas del cuerpo y para procesar todas las vitaminas, minerales y demás nutrientes que contienen los alimentos.

Las enzimas tienen muchos otros efectos beneficiosos si se consumen entre comidas con el estómago vacío, en cuyo caso actúan como enzimas metabólicas, en lugar de como enzimas digestivas:

La Bromelaína, extraída de las raíces de la piña tropical, es muy conocida por sus propiedades antiinflamatorias. Resulta excelente en patologías de origen inflamatorio, como por ejemplo, la artritis reumatoide o la sinusitis. Contribuye también a eliminar las alergias al contrarrestar los efectos inflamatorios de las prostaglandinas.
Dado que todo proceso inflamatorio produce dolor, la bromelaína también ayuda a reducir el dolor.
Las enzimas resultan de gran ayuda para los atletas al reducir el dolor de tipo inflamatorio que produce el ejercicio.
La bromelaína hace desaparecer en poco tiempo hematomas, cardenales y edemas desaparecen al poco tiempo con la bromelaína. Con la bromelaina se obtienen muy buenos resultados en el tratamiento de varices.
Reduce la hinchazón y favorece la cicatrización de lesiones menores, como esguinces o torceduras.
Dado el rango de pH de la bromelaína, también actúa en el medio ácido del estómago.

La carencia de las enzimas necesarias para digerir la grasa puede causar una mayor acumulación de depósitos grasos en el cuerpo.
Para conocer más sobre el poder adelgazante de las enzimas pulsa AQUÍ.

Las enzimas proteolíticas -especializadas en digerir proteínas- resultan de gran ayuda en caso de resfriado, gripe o cualquier enfermedad vírica, al ayudar al sistema inmunológico a destruir la capa externa que sirve de protección al virus.

Los tumores tienen una cubierta externa de proteínas, que lo mantiene oculto al sistema inmunológico. El tumor se hace visible al sistema inmunológico, el encargado de destruirlo, cuando las enzimas digieren dicha membrana proteica de protección.

Las enzimas proteolíticas disuelven la cobertura proteica de los parásitos muertos, facilitando su eliminación por el sistema inmunológico. Una vez muertos los parásitos mediante el zapper o la desparasitación herbal, resulta imprescindible la destrucción de los cadáveres, que pueden contaminar el organismo y comprometer la salud. Los órganos y tejidos que no forman parte del sistema digestivo no tienen vías de eliminación al exterior (por eso la medicina convencional no detecta parásitos en las heces en estos casos), con lo que dependen de las enzimas proteolíticas para deshacerse de los restos de parásitos muertos.
La Papaína es una enzima proteolítica que se utiliza en uno de los tratamientos para la desparasitación del ascaris, por su capacidad de digerir la cubierta de los adultos.
En caso de pacientes avanzados con cáncer la Dra. Clark recomienda al menos 8 horas de zapeo diarios. En caso de 4 horas de zapeo la dosis de enzimas debe elevarse a 5 o 6 gramos para que resulte efectiva en la eliminación de la materia muerta. Doblar la dosis para 8 horas de zapeo.
De no eliminarse de forma inmediata aparecen bacterias carroñeras como el temible Clostridium, así como levaduras y hongos como el Aspergillus que producen micotoxinas, que como su nombre indica, son altamente tóxicas. La micotoxina que produce el aspergillus s denomina aflatoxina, y es particularmente dañina. La presencia de aspergillus y metales pesados en el hígado desencadenan ictericia y fallo hepático.

Las propiedades curativas de las enzimas se conocen desde la antiguedad. Por ejemplo, se sabe que los mayas cubrían las heridas con hojas de papaya, ricas en la enzima papaína.

Las personas que sufren de diabetes suelen presentar niveles bajos de enzimas digestivas. Pulsa AQUÍ para saber más sobre el papel de las enzimas en la diabetes.

En casos de insuficiencia pancreática, el páncreas no produce suficiente enzima pancreatina. Algunos síntomas de insuficiente producción de pancreatina son indigestión o flatulencia una hora o más después de comer y heces que flotan (lo que indica que las grasas no están siendo digeridas -la grasa flota en el agua)

Las personas que no producen la suficiente cantidad de enzima lipasa, encargada de digerir las grasas, frecuentemente sufren de deficiencias de vitaminas solubles en grasa como la vitamina A, vitamina D y E, puesto que no pueden absorberlas.

Enzimas digestivas 500mg 50 cápsulas

Elaborado por la casa DrClark en conformidad con las directivas de pureza de la Dra Hulda Clark: no contiene inmunosupresores como metales pesados, solventes, PCB's, radioactividad o colorantes azoicos

¿Por qué elegir suplementos DrClark?

Contiene:

Bromelaína, extraída de la piña

Papaína, extraída de la papaya

Pepsina, enzima que digiere proteínas

Tripsina, enzima que digiere proteínas

Lipasa, enzima que digiere grasas

Pancreatina. Es generada por el páncreas y contiene los tres tipos de enzimas para digerir las grasas, los carbohidratos (amilasa) y las proteínas (proteasa).

Menta

Precio:         comprar

IMPORTANTE:
Evitar las enzimas proteolíticas si se está tomando warfarina, aspirina u otro medicamento que licue la sangre.
No tomar bromelaína con medicamentos sedantes.
Conservar en frigorífico una vez abierto el envase.
Según la Dra. Clark son más efectivas las cápsulas que contienen diferentes tipos de enzimas, en lugar de una sola clase. Si deseas un producto que contenga sólo un tipo de enzimas la marca DrClark dispone de bromelaína, pancreatina-lipasa y papaína

Posología
1 o 2 cápsulas con las comidas.
Gastritis: 2 cápsulas 20 minutos antes de las comidas. Estreñimiento: 1 o dos cápsulas con las comidas.

Entre comidas tomar de 2 a 4 cápsulas. Doblar la dosis para conseguir un efecto adelgazante.

Las enzimas digestivas constituyen una parte importante del protocolo de 2 semanas que sigue la reputada doctora Hulda Clark para curar el CÁNCER, incluso en pacientes terminales:
- Durante o al final de las comidas: 1 cápsula de Enzimas Digestivas, 2 cápsulas de Pancreatina-lipasa, 3 cápsulas de Pepsina y 3 cápsulas de betaína clorhídrico (a los tres días bajar a 1 cápsula al día).
- Entre comidas: de 1 a 3 cápsulas de enzimas digestivas 5 veces al día, y 15 cápsulas de Pancreatina-lipasa dos veces al día. Antes de acostarse tomar 2 cápsulas de pancreatina-lipasa.
Tras dos semanas reducir la dosis a la mitad.
Todas estas variedades de enzimas eliminan restos de comida sin digerir y parásitos muertos que inundan el tumor.
La Dra Clark no sólo detecta pequeños depósitos de alimentos en los tumores de los pacientes con cáncer sino también en la orina. Restos de alimentos sin metabolizar sirven de alimentos a toda clase de parásitos (los pacientes con cáncer, y en general, con cualquier enfermedad inmunosupresora, están altamente parasitados).
 
Las enzimas también juegan un papel fundamental en el tratamiento del cáncer al eliminar los denominados agentes alquilantes (alkylating agents) que forman parte del complejo cancerígeno según el reciente descubrimiento de la Dra. Hulda Clark. Además, dichos compuestos alimentan a la larva del fasciolopsis buski, un parásito que siempre está presente en el 100% de pacientes con cáncer. Alimentos como el Ajo, la Cebolla o Mostaza de uso habitual contienen agentes alkilantes. La Dra. Clark recomienda NO consumir dichos alimentos, incluso si no se padece de cáncer. Hace 50 años que existen estudios en los que se probó que los agentes alkilantes causan abundantes mutaciones y cánceres.

Una vez abierto el envase de enzimas se recomienda guardarlo en el frigorífico a fin de conservar intacta toda su potencia.

La enzimoterapia (terapia a base de enzimas) resulta igualmente efectiva contra los virus, como por ejemplo, el virus herpes zoster y las verrugas.

Numerosos estudios realizados en animales alimentados con dietas bajas en enzimas detectaron un alargamiento del páncreas, debido a que el páncreas estaba trabajando más de la normal para producir enzimas. Al poco tiempo, la salud de los animales se vió afectada.
 
La enzima Pepsina destruye los Priones, proteínas infecciosas similares a los virus, pero que carecen de ácido nucleico. Afectan al sistema nervioso y al cerebro, y actualmente la medicina convencional las considera intratables. Algunos síntomas que delatan la presencia de priones son confusión mental, depresión, mareo y apatía. Los priones son parte del problema en patologías como cáncer (los tumores están invadidosde priones), Alzheimer, el SIDA y en general el estado terminal de cualquier enfermedad. Los priones necesitan oro para sobrevivir. Evitar el contacto del oro en la piel y en la alimentación. La carne de producción convencional (no ecológica) puede contener priones. Algunos síntomas que revelan la presencia de priones son mareos y dificultad al respirar y al tragar.
Para eliminar priones tomar las enzimas en ayunas. También es efectivo el zapper.

"Las enzimas son factores críticos en la vida y en la salud. Cuanto más sepamos del papel que juegan las enzimas, mayores serán los beneficios que obtendremos al aplicar dicho conocimiento en la medicina, la tecnología y la preservación del medio ambiente" Karl Ransberger, renombrado inmunólogo y fundador de Mucos Pharma.


 
Patologías relacionadas con niveles bajos de Ácido Clorhídrico

Acidez gástrica, ardor de estómago, reflujo gástrico. Al contrario de lo que piensa la medicina convencional, normalmente la acidez gástrica se origina por carencia, no por exceso de ácido clorhídrico (betaína HCl). Por tanto, el tratamiento habitual de antiácidos sólo empeora la situación, provocando una dependencia de los mismos, y además, con el tiempo dejan de surtir efecto.
El ácido clorhídrico lo generan un tipo de células especializadas del estómago cuando detectan la llegada de alimentos. Sus funciones principales son:

- Iniciar la digestión de las proteínas al activar la enzima pepsina.

- Descomponer los alimentos en los nutrientes que necesita el organismo como vitaminas y minerales. Niveles bajos de ácido clorhídrico provocan desnutrición, puesto que vitaminas y minerales no se digieren.

- El ácido clorhídrico esteriliza la comida eliminando bacterias y gérmenes que no pueden sobrevivir en un entorno ácido. Por tanto, la antiácidos dejan la puerta abierta a toda clase de patógenos. Por otro lado, además de otras sustancias tóxicas, contienen aluminio, metal asociado con la enfermedad de Alzheimer


La medicación que se prescibe para tratar este problema es de dos tipos:

- Inhibidores de la bomba de protones (proton pump inhibitors), como Prilosec y Prevacid. Este tipo de medicamento es uno de los más nocivos que existen. Inicialmente se aprobaron únicamente para usarse durante un corto periodo de tiempo como una semana o 10 días, y gradualmente se empezaron a usar durante un mes o durante varios meses. Hoy en día hay personas que siguen esta medicación de por vida, lo que contribuye a deficiencias nutricionales progresivas y crónicas. Por supuesto, al igual que la mayoría de los medicamentos, no tratan la raíz del problema, sólo sirven para eliminar los síntomas. Es importante dejar de tomar estos medicamentos, pero debe hacerse bajo supervisión médica, ya que dada la dependencia que provocan, si se dejan de tomar de golpe se puede empeorar la situación.

- Bloqueadores H2 (H2 blockers), como Tagamet y Zantac.

Osteoporosis
Los pacientes con Osteoporosis presentan niveles bajos de secreciones estomacales. El ácido clorhídrico en el estómago es imprescindible para la absorción de vitaminas y minerales como el calcio o el magnesio. Por tanto, de nada sirve suplementar con calcio la dieta si el organismo no lo puede asimilar debido a niveles bajos de ácido clorhídrico en el estómago.

Artritis
Estudios realizados demuestran que un alto porcentaje de pacientes con Artritis tiene niveles bajos de ácido clorhídrico en el estómago. Niveles bajos evitan que mueran los patógenos que entran con la comida (mucha gente con artritis tiene excesivo número de bacterias en el estómago, que luego se transladan a los ligamentos dañándolos). La comida, parcialmente digerida, entra en el torrente sanguíneo y produce reacciones alérgicas que empeoran la situación.
 
La bacteria Helicobacter Pylori, responsable de las úlceras estomacales, provoca niveles bajos de ácido clorhídrico en el estómago, lo que es un caldo de cultivo para toda clase de parásitos y bacterias.
 
La bacteria E. Coli, presente en casi la mayoría de los pacientes de cáncer se elimina tomando 2 cápsulas de betaína clorhídrico 3 veces al día con o sin alimentos. La escherichia coli es difícil de erradicar y no se elimina totalmente con la desparasitación herbal o el zapper (sobre todo si se encuentra en el intestino, ya que la corriente del zapper no penetra en su interior).
 
Para eliminar la peligrosa bacteria Clostridiumen el intestino suplementar con 3 cápsulas de betaína clorhídrico con cada comida durante 3 a 5 días. La betaína también ayuda a eliminar la bacteria shigella.
 
Si deseas restablecer los niveles de ácido clorhídrico en el estómago evita el uso de antiácidos que reducen de forma alarmante los niveles de ácido clorhídrico y suplementa con betaína clorhidrato (1 cápsula con cada comida) y pepsina (3 cápsulas con cada comida) hasta la desaparición de los síntomas. Si no se observa mejoría ir aumentando las dosis de forma gradual (leer el siguiente apartado). La presencia de suficiente ácido clorhídrico en el estómago es necesaria para la producción de la enzima pepsina, que se encarga de digerir las proteínas. De ahí la necesidad de suplementar betaína junto con pepsina en caso de niveles bajos de ácido clorhídrico.
Con la edad disminuye la producción de ácido clorhídrico.

¿Necesito suplementar la dieta con betaína clorhídrico?
Aunque no tengas acidez después de comer o no sufras de ninguna de las patologías anteriores es posible que tu estómago no esté secretando la cantidad sufiente de ácido clorhídrico, lo que puede ir deteriorando tu salud con el paso de los años. Puedes realizar esta sencilla prueba para comprobar si necesitas suplementar las comidas con betaína clorhídrico:
Si al suplementar con betaína clorhidrato no se experimenta malestar o acidez significa que el estómago no estaba secretando ácido clorhídrico en cantidad suficiente. Para averiguar la dosis adecuada para ti empieza tomando una cápsula con cada comida y en cada comida agrega una cápsula más. Cuando llegues a una dosis en la que experimentas acidez quiere decir que te has pasado de dosis. Tu dosis recomendaba es una cápsula menos de la dosis con la que tienes molestias.

Otra forma de saber si necesitas betaína es mirar el nivel de cloruro en los análisis de sangre (no es un parámetro habitual en los análisis de sangre, por lo que hay que pedir al médico que lo incluya). Si el nivel de cloruro en los análisis de sangre es menor de 96 se aconseja suplementar con betaína clorhídrico en las comidas.

Pepsina 153 mg 100 cápsulas
Enzima para la digestión de las proteínas (carne, pescado...)

Marca DrClark en conformidad con los protocolos de pureza de la Dra Hulda Clark: no contiene inmunosupresores como metales pesados, solventes, PCB's, radioactividad o colorantes azoicos.

¿Por qué elegir suplementos DrClark?

Precio:         comprar
Betaína clorhídrico 350mg 100 cápsulas

La betaína clorhídrico es la forma más efectiva de suplementar ácido clorhídrico al estómago. Se aconseja tomar junto a la enzima pepsina.

Marca DrClark en conformidad con los protocolos de pureza de la Dra Hulda Clark: no contiene inmunosupresores como metales pesados, solventes, PCB's, radioactividad o colorantes azoicos.

¿Por qué elegir suplementos DrClark?

Precio:         comprar

* La mundialmente conocida investigadora Hulda Clark ha analizado durante años cientos de suplementos alimenticios detectando hongos, metales pesados, solventes y otros tóxicos en la mayoría de ellos. En concreto, las enzimas son uno de los suplementos más contaminados. Por tanto, resulta muy arriesgado usar suplementos alimenticios si no los hemos analizado nosotros mismos con el sincrómetro (aparato diseñado por la doctora Clark) o proceden de una fuente fiable. Los suplementos de la marca DrClark, tienen la certificación de la doctora, que garantiza que están libres toda clase de hongos, metales y otras sustancias tóxicas.


ENZIMAS Y AZÚCAR
Según la doctora Nancy Appleton, autora de numerosos libros y DVDs sobre el azúcar, un exceso de azúcar provoca un desequilibrio en los minerales en el cuerpo, lo que dificuta la tarea de las enzimas de descomponer los alimentos en partículas más pequeñas a fin de que el cuerpo sea capaz de asimilar los nutrientes que contienen. Por lo tanto, partículas de comida sin digerir atraviesan las paredes intestinales y llegan al torrente sanguíneo, donde nunca deberían llegar. El cuerpo las considera toxinas, lo que genera una respuesta del sistema inmunológico.



Revista médica Discovery DSalud:
LA TRASCENDENCIA DE LAS ENZIMAS EN LA SALUD
Estudios varios relacionan las estatinas con diabetes, disfunciones hepáticas, renales, enfermedades neurovegetativas y cataratas.
Artículo publicado en el número 58 de la revista (febrero 2004).



Lecturas recomendadas:

- Enzyme Nutrition. Dr Edward Howell.
- Food Enzymes for Health & Longevity. Dr Edward Howell.
- The Enzyme Factor. Hiromi Shinya.
- Enzymes: What the Experts Know. Tom Bohager.
- The Complete Book of Enzyme Therapy: A Complete and Up-to-Date Reference to Effective Remedies. Anthony J. Cichoke.
- Enzymes & Enzyme Therapy : How to Jump-Start Your Way to Lifelong Good Health. Anthony Cichoke, Abram Hoffer MD y Anthony J. Cichoke DC.
- Why stomach acid is good for you. Dr. Jonathan Wright.
- Your Stomach: What is Really Making You Miserable and What to Do About It. Dr. Jonathan Wright.


                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir