ÁCIDO LIPOICO (Tiótico) para eliminar metales pesados

ácido tiótico Dr Clark El Ácido Tiótico, más conocido como ácido lipoico o ALA, se encuentra en TODAS las células del cuerpo, donde ayuda a generar la energía necesaria para realizar todas las funciones vitales que nos mantienen vivos. El ácido lipoico forma parte del proceso metabólico que convierte la glucosa en la energía que el cuerpo necesita. En consecuencia, el ácido lipoico es necesario para metabolizar los carbohidratos.

El ácido lipoico es también un poderoso ANTIOXIDANTE que ayuda a neutralizar los dañinos radicales libres, pero al contrario que otros antioxidantes, que únicamente funcionan en medio acuoso o en tejidos grasos, el ácido lipoico funciona tanto en el agua y como en la grasa. Otros conocidos antioxidantes como la vitamina C sólo funcionan en agua, mientras que la vitamina E trabaja únicamente en medio graso. Otra de la ventajas del ácido lipoico es que es el único antioxidante conocido que penetra fácilmente en el cerebro.

El organismo produce ácido alfa lipoico en diminutas cantidades, por lo que el mayor aporte procede de la dieta. Las mejores fuentes de ácido lipoico se encuentran en los órganos de animales y en la carne vacuna alimentada con pastos (algo casi imposible de conseguir hoy en día, dado que la mayor parte del ganado vacuno se alimenta con piensos a base de cereales).

El ácido lipoico también tiene la habilidad de regenerar otros antioxidantes como las vitaminas C, E y glutatione. Por tanto, cuando el cuerpo ha usado estos antioxidantes, el ácido lipoico ayuda a regenerarlos si se encuentran a su alcance.

El ácido lipoico también recicla la coenzima Q10 y el NAD (nicotinamide adenine dinucleotide).


Uno de los usos más importantes del ácido tiótico es la eliminación de mercurio, cadmio, oro y otros Metales Pesados (denominada quelación).
 
El Oro se acumula principalmente en el páncreas, lo que puede dar lugar a diabetes y sobrepeso, y en los ovarios, pudiendo originar diversas patologías como endometriosis o infertilidad. Los priones necesitan oro para sobrevivir, así como bacterias tan dañinas como el estafilococo aureo (staphylococcus aureus), presente en todos los casos de cáncer de pecho (aunque no en otros tipos de cánceres) y el estafilococo pneumoniae, que provoca diferentes tipos de dolores, desde el dolor intolerable de los pacientes con cáncer a pequeños dolores, un hueso roto, un esguince de tobillo, dolor de articulaciones, dolor muscular o dolor crónico de origen desconocido. El estafilococo pneumoniae también depende de otros metales, principalmente del cromo.
El oro es particularmente difícil de eliminar del organismo.
No usar joyería de oro. Las amalgamas metálicas de la boca también contienen oro, además de mercurio y otros metales. Algunos recipientes de cristal y las sartenes de Teflón desprenden oro. También encontramos oro en algunos alimentos procesados como la miel, el pan de producción industrial o el agua del grifo, debido a la lejía no apta para el consumo que se añade, lo que ocurre a nivel mundial en muchos lugares.
El oro sirve de alimento a las bacterias Salmonella y Pseudmonas aureginosa.
 
El Cadmio puede producir tensión alta o vitiligo.
El cadmio tiende a acumularse en exceso en los riñones. El exceso de cadmio se asocia con la neuropatía periférica.
La presencia de cadmio y mercurio a nivel intestinal puede provocar problemas de digestión.
 
El Aluminio induce cambios neuroquímicos, contribuye a la aparición del Alzheimer al destruir las células cerebrales y dismimuye la función renal.
El aluminio que contienen los desodorantes puede originar cáncer de pecho.
 
El Cobalto provoca enfermedades coronarias y cáncer. El cobalto procede de los detergentes (gránulos azules o verdes) de la lavadora y el lavavajillas, limpiacristales azul e incluso enjuagues dentales. No uses productos con tonalidades azules porque probablemente contengan cobalto.
El cobalto se acumula principalmente en la piel y en el corazón. La Dra. Clark encontró que frecuentemente sus pacientes con cáncer estaban intoxicados con cobalto por lo que recomendaba sustituir los detergentes comerciales por borax.

En los análisis de sangre un número menor a 3,1 de eritrocitos o hematíes (glóbulos rojos) indica la presencia de vanadio y cobalto y otros metales en glóbulos rojos, hígado y médula ósea. Un valor mayor de 4,8 indica la presencia de vanadio y cobalto en glóbulos rojos, médula ósea y tejido reticular.
Un valor de proteínas totales mayor de 7,5 en los análisis de sangre indica la presencia de cobalto y otros metales en el hígado. Un valor menor de 6,5 indica la presencia de cobalto y vanadio en el hígado.
Un valor de fosfatasa alcalina menor de 75 en los análisis de sangre indica la presencia de cobalto en el hígado y en los glóbulos blancos.
Un valor de LDH o LD (Enzyma lactasa deshidrogenasa) menor de 120 en los análisis de sangre indica la presencia de cobalto en saliva, linfa, hígado y riñones.
Un valor de Albúmina menor de 4 en los análisis de sangre indica la presencia de cobalto y otros metales pesados en el hígado. Si es mayor de 5 indica la presencia de metales pesados.
Un nivel menor de 5 en los leucocitos (glóbulos blancos) indica la presencia de cobalto en médula ósea y glóbulos blancos.
 
El Vanadio interfiere con la producción de globulina (anticuerpos) y glóbulos rojos. Se le relaciona con problemas vasculares y cardiacos. Puede producir irritación estomacal, daño al sistema nervioso central, a los riñones y al hígado.
Un valor de Globulina menor de 2 en los análisis de sangre indica la presencia de cobalto y vanadio en las células-B (linfocitos del sistema inmunitario cuya función es hacer anticuerpos contra antígenos). Un valor mayor de 3 en la globulina indica la presencia de metales pesados en las células-B.

Pincha AQUÍ para saber qué metales tienes almacenados en el hígado. >Para eliminar el Hierro inorgánico también se recomienda, además del ácido lipoico, suplementar con IP6 o ácido fítico.
 
El Plomo es una neurotoxina muy estudiada que puede causar problemas de comportamiento, de aprendizaje y dificultades en el uso del lenguaje. También se le relaciona con infertilidad y abortos. Las mujeres embarazadas y los niños pequeños son particularmente vulnerables, porque el plomo atraviesa fácilmente la placenta, desde donde pasa al cerebro del feto, inferfiriendo con el desarrollo normal del mismo.
El plomo puede producir ataques frecuentes del virus del herpes I y II.

Unos valores de AST y de ALT (transaminasas) mayores de 40 en los análisis de sangre indica la presencia de Plomo en el hígado y la médula ósea. Un nivel menor de 5 en los leucocitos (glóbulos blancos) indica la presencia de plomo en médula ósea y glóbulos blancos.
 
El Cromo desestabiliza los niveles de azúcar en sangre y puede produce dolor e infecciones por hongos, como la candida. Otras patologías que se relacionan con el cromo son las ulceraciones del tabique nasal, dermatitis aguda y dermatitis ezcematosa alérgica. El cromo incrementa el riesgo de cáncer y puede provocar dolor crónico de origen desconocido.
En los análisis de sangre un número menor de 80 de glucosa indica la presencia de cromo en saliva y linfa, y probablemente, la proliferación de hongos como la candida.
 
El Níquel produce infecciones, caída del cabello (alopecia) y origina multitud de alergias.
 
El Cobre, además de ser cancerígeno, provoca las manchas marrones que aparecen con la edad. En los análisis de sangre un número mayor de 15 de leucocitos (glóbulos blancos) indica la presencia de cobre en linfa, médula ósea, glóbulos blancos e hígado. Un valor menor de 5 indica la presencia de plomo, cobalto y otros metales en médula ósea y glóbulos blancos.

El Mercurio, uno de los metales pesados más toxicos que existen, pueden dañar la función cerebral. Pincha AQUÍ para acceder a una información detallada sobre el mercurio.
 
El Arsénico lo encontramos en agua, zumos de frutas, algunos medicamentos y en alimentos no ecológicos, puesto que muchos pesticidas lo contienen. El especial el arroz suele tener niveles altos debido a la facilidad que tiene para absorber el arsénico.
La exposición de arsénico incrementa el riesgo de cáncer de piel, pulmón y vejiga, síndrome de fatiga crónica, tensión alta, diabetes o problemas gastrointestinales (el arsénico tiene tendencia a acumularse en el estómago).
 
El Bario afecta negativamente al sistema nervioso y al corazón. Lo encontramos en cosméticos, principalmente barras de labios. Según la dra. Clark, tiene tendencia a acumularse en el pecho pudiendo llegar a provocar cáncer de mama. Más información sobre la lectura de los análisis de sangre para detectar no sólo la presencia de metales pesados, sino también de patógenos, colorantes y otros tóxicos en La Cura y Prevención de todos los Cánceres, último libro de la Dra. Hulda Clark publicado en 2008.

Estos mismos metales son los que usan nuestros parásitos, bacterias, e incluso virus y priones. Los patógenos sirven de combustible a todas nuestras enfermedades. En palabras de la Dra. Hulda Clark:

"Las enfermedades, incluyendo el cáncer son enfermedades de metales. Deberíamos de desenamorarnos de los metales"


Efectos perniciosos de los metales en las vitaminas y minerales del cuerpo:

El Arsénico bloquea la absorción de vitamina E, el selenio y el sulfuro.

El Cadmio bloquea el zinc, el magnesio, el Selenio y el sulfuro.

El Cobre bloquea el zinc, el magnesio, la vitamina C y la vitamina E.

El Plomo bloquea el hierro, el calcio, el molibdeno. Al depositarse principalmente en los huesos, interfiere con la formación de glóbulos rojos, y contribuye a problemas de huesos como osteopenia y osteoporosis.

El Mercurio bloquea el zinc, el selenio y el hierro. También destruye la vitamina B12.

El Aluminio bloquea el la absorción de magnesio.

El Níquel, un conocido carcinógeno, bloquea el la absorción de manganeso.

De la lista anterior se deduce la importancia de realizar desintoxicaciones periódicas de metales pesados (es prácticamente imposible evitar totalmente los metales pesados, aunque se debe intentar minimizar en todo lo posible la exposición y la ingesta), puesto que pueden provocar deficiencias nutricionales, incluso suplementando la dieta con vitaminas y minerales.

Los metales pesados bloquean el funcionamiento de muchas enzimas

IMPORTANTE: Se recomienda hacer una limpieza renal de 3 semanas de duración antes de iniciar la desintoxicación de metales pesados, puesto que si no están limpios los riñones una parte de los metales expulsados se pueden volver a reabsorber. Una vez finalizada la desintoxicación de metales (de 2 a 3 meses) es conveniente hacer de nuevo otras 3 semanas de limpieza renal porque los riñones se ensucian tras el proceso de desintoxicación.


El ácido lipoico evita la degeneración del cristalino y la retina de los ojos, ayudando a prevenir la formación de CATARATAS (pérdida de trasparencia del cristalino). La acumulación de metales pesados también contribuye a la aparición de glaucoma.

Investigaciones recientes han detectado que en la Cardiomiopatía Idiopática (enfermedad cardiaca de origen desconocido) los niveles de mercurio de los pacientes afectados son 22.000 veces más altos de lo normal.


EL ACIDO LIPOICO DESINTOXICA Y REGENERA EL HÍGADO
El ácido lipoico es un poderoso desintoxicante hepático que ayuda a regenerar el hígado dañado.

Aumenta los niveles de energía, ya que participa en la producción de energía en la mitocondria celular.

Dado que el ácido lipoico penetra fácilmente en el cerebro, resulta muy efectivo para recuperarse después de un INFARTO.

Reduce la inflamación al modificar la expresión de los genes.

Disminuye el riesgo de enfermedades pulmonares.

Además de mejorar la sensibilidad a la insulina, el ácido tiótico reduce los daños que causa el exceso de azúcar a las proteínas (glicación), por lo que resulta muy útil en pacientes con diabetes y con Alzheimer. La proteína amiloide en el caso del Alzheimer se aglomera, siendo la glucosa una de las razones de que las proteínas se adhieran unas a otras y que dejen de funcionar correctamente. Cuanto más azúcar se ingiera, mayores son los depósitos de proteína amiloide, y por tanto, más se agrava el Alzheimer. La glicación también causa oxidación.
Hay algunos tejidos que no se hacen resistentes a la insulina, y por tanto, dejan pasar el azúcar y se dañan con el proceso de glicación: cerebro, sistema nervioso, retina, endotelio (cara interna de las arterias) y riñones.
El Alzheimer es causado pues por la glicación que ocurre tanto en el cerebro como en los nervios.
Agentes antiglicantes como el ácido lipoico pueden curar las neuropatía (daño a los nervios) en pacientes con Alzheimer o con neuropatía diabética.

No olvidar ingerir dos o tres cápsulas de ácido lipoico cuando nos hayamos excedido con el azúcar debido a alguna fiesta o celebración.


Ácido Lipoico (o tiótico) de la marca DrClark, 90 cápsulas de 350 mg

Elaborado por la casa DrClark en conformidad con las directivas de pureza de la Dra Hulda Clark: no contiene inmunosupresores como metales pesados, solventes, PCB's, radioactividad o colorantes azoicos

¿Por qué elegir suplementos DrClark?

Precio:         comprar

* La eminente investigadora Hulda Clark ha analizado durante años cientos de suplementos alimenticios detectando hongos, metales pesados, solventes y otros tóxicos en la mayoría de ellos. Por tanto es muy arriesgado usar suplementos alimenticios si no los hemos analizado nosotros mismos con el sincrómetro (aparato diseñado por la doctora Clark) o proceden de una fuente fiable. Los suplementos de la marca DrClark, tienen la certificación de la doctora, que garantiza que están libres toda clase de hongos, metales y otras sustancias tóxicas.
Resulta preferible no tomar ningún suplemento que tomar suplementos contaminados: además de tirar el dinero dañas tu salud.

Posología.

Desintoxicación de metales pesados: 1 cápsula antes del desayuno, comida y cena durante varios meses (mínimo dos).

Parkinson o Alzheimer: durante dos meses 2 cápsulas antes del desayuno, comida y cena. Posteriormente, una cápsula antes del desayuno, comida y cena.

Depresión, Fatiga Crónica, esterilidad masculina o femenina, dermatitis, eczema o psoriasis, Hepatitis, Cirrosis: 1 cápsula 15 minutos antes de 2 comidas.

Cáncer: 1 cápsula con desayuno, comida y cena.

El tratamiento conjunto de IP6 y ácido lipoico (o tiótico) aumenta la capacidad del ácido lipoico de desintoxicar el organismo de metales pesados.

Durante el tratamiento de desintoxicación de metales es muy recomendable tomar suficiente selenio, germanio y vitamina C orgánicas, alimento de los glóbulos blancos, responsables de la eliminación de las sustancias tóxicas y metales.

Es mejor que hagas la limpieza antes de hacer la desintoxicación de metales pesados puesto que si no están limpios los riñones una parte de los metales los vas a volver a reabsorber. Luego es conveniente hacer de nuevo otras 3 semanas de limpieza renal porque los riñones quedan sucios trás la desintoxicación de metales (de 2 a 3 meses).

En general, el agua del grifo contiene metales pesados. Es necesario instalar un filtro para toda la casa, puesto que de nada sirve eliminar los metales pesados del cuerpo si los seguimos ingiriendo.

Los síntomas de una exposición crónica son muy comunes, por lo que no se suelen asociar con la intoxicación de metales pesados:

Fatiga

Problemas digestivos, en especial, reducción de la asimilación y utilización de las grasas

Articulaciones doloridas

Depresión

Problemas para regular el azúcar en sangre

Disfunciones en el sistema reproductor femenino, como por ejemplo, dificultades con la menstruación, abortos, preclampia y parto prematuro.

Numerosos médicos y naturópatas recomiendan el suplemento de ácido lipoico a todo el mundo, aunque no se sufra de ninguna patología en concreto.

"El ácido tiótico o lipoico realiza la quelación (atrapa y prepara para la eliminación) de metales pesados, y ayuda al hígado a desintoxicar sustancias venenosas, potencialmente mortales. A todo el mundo le beneficiaría tomar 100 mg diarios. Encuentro que es un suplemento excepcional, y se lo he recomendado a muchas personas, incluso cuando no lo he mencionando en las historias de los pacientes que aparecen en mi libro. Normalmente receto dosis que varían de 100mg tres veces al día a 200 mg cinco veces al día. No he visto nunca que provoque efectos secundarios, ni siquiera en pacientes muy enfermos." Cura de todas las Enfermedades Dra. Hulda Clark




Si se sufre de una intoxicación importante de metales pesados, como en el caso de intoxicación de mercurio debido a amalgamas dentales metálicas o tras años de ingesta regular de pescados de gran tamaño como el atún es necesario un tratamiento más completo. Pulsa AQUÍ para más información sobre el paquete de eliminación de metales pesados.


****** Ácido lipoico, el desconocido nutriente que se encuentra en todas las células del cuerpo


Además de suplementar con ácido lipoico, para eliminar los metales pesados de un órgano enfermo es recomendable seguir el tratamiento de 4 días de homeografías de desintoxicación. Como se detalla anteriormente también se pueden saber los órganos con acumulación de metales pesados, e incluso el tipo de metal, a partir de un análisis de sangre. Es igualmente importante eliminar con homeografías los metales pesados de los riñones y de la linfa. Las homeografías no eliminan los metales de todo el cuerpo. Se necesita una homeografía diferente para cada órgano.

Lecturas recomendadas:

- Lipoic Acid (Thioctic Acid).Ray Sahelian, M.D.

- Lipoic Acid: Energy Production, Antioxidant Activity and Health Effects (Oxidative Stress and Disease). Mulchand S. Patel and Lester

- Alpha Lipoic Acid Breakthrough: The Superb Antioxidant That May Slow Aging, Repair Liver Damage, and Reduce the Risk of Cancer, Heart Disease, and Diabetes. Burt Berkson

- Lipoic Acid: The Metabolic Antioxidant. Richard A. Passwater

- Alpha Lipoic Acid: Nature's Ultimate Antioxidant. Allan E. Sosin, Beth M. Ley-Jacobs, and Julian M. Whitaker

- Lipoic Acid in Health and Disease (Antioxidants in Health and Disease, 6). Jürgen Fuchs

- Handbook on the Toxicology of Metals. Bruce A. Fowler, Monica Nordberg, Lars Friberg, and Gunnar Nordberg



                SubirSubir                      Enviar a un amigo                         Imprimir   Imprimir